lunes, 4 de mayo de 2009

Defensa personal

Introducción

Un crimen violento, violación-asalto-asesinato, ocurre cada cincuenta y cuatro segundos en los Estados Unidos. Según los informes de 1968 del F. B. I. se produjeron un 17 por ciento de aumento de crímenes graves con respecto al año anterior, una víctima por cada cincuenta habitantes. A todos puede presentársenos un acontecimiento de este tipo, aunque sea una sola vez en la vida. Las personas apáticas que pretenden estar seguras y tranquilas enterrando la cabeza como el avestruz, o las que son todo lo contrario y siempre van armadas para balacear a cualquier atacante, ambas son víctimas de reacciones exageradas. De la misma forma en que todos (o casi todos) aprendemos a nadar y sólo utilizamos esos conocimientos de vez en cuando, es menester aprender a defendernos. Cada una de las tres artes marciales orientales, Judo, Aikido y Karate, poseen miles de técnicas defensivas. La mayoría de los cursos de autodefensa y autoprotección proceden directamente de las técnicas de las mencionadas artes. En la autodefensa combinada se hace hincapié en la simplicidad y eficacia sin necesidad de la fuerza. Algunas de dichas técnicas son tan fáciles que con la sola lectura de este sitio casi las habremos dominado. Otras requieren de una práctica continua durante un período de varias semanas, de tal manera que sus pericias fundamentales se vuelven lo suficientemente automáticas como para que en verdad sean útiles.

Autodefensa para mujeres

Ha sido solamente en la década pasada cuando los recursos de autodefensa femenina se hicieron populares, ya que hasta hace muy poco tiempo las mujeres eran todavía prisioneras de la época victoriana, en la que se les enseñaba a venerar su desvalidez. Aun cuando muchas mujeres no pueden correr tan rápido ni levantar tanto peso como un varón promedio, ciertamente son capaces de desarrollar gran velocidad y fuerza y fácilmente pueden aprender técnicas de autodefensa. Cualquiera que haya visto por la televisión las noticias que cubren alborotos estudiantiles, marchas en pro de la paz o demostraciones públicas para la liberación femenina, sabe que en esta década ellas ya no son criaturas que se desmayen cuando se asustan o cuando las atacan. Así, pues, el entrenamiento para la defensa personal no constituye en lo absoluto una amenaza a la feminidad. Las técnicas que se describen en este capítulo son igualmente útiles para los varones, pero se ha escrito teniendo en cuenta a la mujer moderna.

Consejos para la seguridad personal en el hogar

La mayoría de las cerraduras y chapas para puertas proporcionan una protección poco adecuada, ya que pueden abrirse hasta con un naipe. Cualquier cerrajero puede aconsejarnos con respecto a cerrojos y aldabas y otros adminículos de seguridad. Las cadenas constituyen un buen medio de seguridad adicional, pero no deben ser muy largas ni deben instalarse con tornillos grandes. Las mirillas para puerta son bastante baratas y fáciles de instalar. Las alarmas contra ladrones, algunas de ellas cuestan solamente 15 dólares, se pueden conseguir en cualquier ferretería o cerra jaría. Los perros que ladran mucho tienen fama de espantar a los ladrones y merodeadores. El uso de iniciales en el directorio de la entrada del inmueble, sirve para que el presunto ladrón o asaltante no tenga la certeza de que se trata de una persona que vive sola. Las luces interiores y exteriores, con interruptores sencillos, son imprescindibles hoy en día en las ciudades con alto índice de criminalidad. La grabación de una voz masculina puede servir a los delincuentes como advertencia de que una mujer no está sola. Cuando suena el teléfono y una voz masculina pide hablar con el marido, las mujeres que vivan solas no deben cometer la torpeza de sacar de su error a quien tal vez trata de asegurarse de que no hay moros en la costa. Las compañías telefónicas, así como la policía, cuentan ahora con métodos rápidos y precisos para localizar un telefonema obsceno. Algunas mujeres se ponen de acuerdo con sus vecinos para llamarlos con una especie de mensaje cifrado que significa: Necesito ayuda y no puedo llamar directamente a la policía. Lo mejor es contar con un teléfono junto a la cama.

Todos los expertos convienen en que una pistola en el hogar presupone más peligro que seguridad. Las armas de fuego son solamente para los expertos en su manejo. Es insensato tener armas cargadas por ahí, y por otra parte, en caso de tenerlas descargadas, sería preciso cargarlas en la obscuridad en un momento de pánico.

Las armas de fuego son ilegales y con mucha razón se trata de artefactos peligrosos, sobre todo cuando no se sabe cómo usarlas. En cuanto los medios químicos de defensa, tales como los gases lacrimógenos y otros, a menudo resultan tan peligrosos para quien los utiliza como para la presunta víctima y han ocurrido ya muchos accidentes en los que el usuario queda herido o ciego al explotar k» receptáculos. Si con todo esto, nuestras lectoras siguen creyendo que necesitan un arma en el hogar o en el bolso de mano, entonces es necesario que consulten con la policía acerca de su manejo seguro, entrenamiento requerido y aspecto legal.

1 comentario:

adan gomez dijo...

es muy bueno pero pon imagenes

Publicar un comentario